Hemeroteca

Artículos de Prensa

  • Artículo 3 de marzo de 2010. Fuente: El Día.



  • Reclaman la protección de los fuegos de mayo


    El consejero insular del PSC Miguel Ángel Pérez reclama que "la nueva carta de bienes inmateriales otorgue el máximo nivel de protección a las tradicionales fiestas del 3 de mayo en Los Realejos, y su popular exhibición pirotécnica, lo que las situará en mejor posición ante la amenaza de la nueva directiva europea sobre fuegos artificiales". Pérez recuerda que la exhibición pirotécnica "es la parte más relevante de los festejos y la que más renombre les ha dado".

    Pérez solicitó la comparecencia del director insular de Cultura en la última comisión plenaria para conocer las gestiones que ha desarrollado el Cabildo en relación al acuerdo adoptado en el Pleno de marzo de 2009. Según recuerda el consejero socialista, "hace un año, a raíz de una iniciativa presentada por nuestro grupo, el Pleno del Cabildo acordó establecer un Catálogo de Bienes Inmateriales como medio de protección para aquellos bienes que marcan la identidad de la Isla y deben ser especialmente preservados. Entre estos se encuentra, indudablemente, la celebración del 3 de mayo en Los Realejos".

    Directiva comunitaria


    Pérez Hernández considera que "es preciso que se reconozca la singularidad de estos festejos y se le otorgue la mayor protección posible, sobre todo de cara a la implantación de la directiva comunitaria sobre el uso de los fuegos pirotécnicos, ya que creemos que este evento debe ser parte del patrimonio cultural a defender en Tenerife, como fiesta tradicional asociada al fuego".

    El origen de esta festividad, enteramente popular ya que no recibe aportaciones económicas de ninguna administración pública, se remonta al siglo XVIII. Uno de sus rasgos clave, el pique entre la calle El Medio y la calle El Sol, nace en torno a la década 1770.



  • Artículo 19 de enero de 2010. Fuente: El Día.


  • aArt.1

    Cruces y fuegos de mayo, fiestas de interés turístico regional.


    La Consejería regional de Turismo ha declarado fiesta de interés turístico de Canarias las cruces y fuegos de mayo de Los Realejos, en atención a la petición formulada por el ayuntamiento. Según la resolución, dicha fiesta cumple con la relevancia promocional turística requerida. Además, se ha acreditado la antigüedad mínima de celebración de 10 años en el momento de la solicitud de declaración, y la continuidad en el tiempo de tal modo que no ha transcurrido más de cinco años entre sus celebraciones











  • Artículo 8 de enero de 2010. Fuente: El Día.



  • JOSÉ MELCHOR HERNÁNDEZ CASTILLA *


    Las cruces de las carreteras en el Valle de La Orotava.


    EL SÍMBOLO de la cruz no es un patrimonio exclusivo de la cultura occidental. Otras culturas lo han utilizado y usan con distintos significados. En la época de los romanos, la palabra "crux" (cruz) se refería a un "palo en posición vertical".

    La Fiesta de la Cruz se celebra el 3 de mayo, y parece que ésta tiene su origen en el supuesto hallazgo, por santa Elena, de la cruz donde murió Cristo; y que este símbolo ayudó al emperador romano Constantino I el Grande (hijo de santa Elena) a vencer a los bárbaros ("In hoc signo vincis": "con esta señal vencerás").

    La exaltación a la cruz acontece en muchos municipios de esta isla y fuera de ella; sin embargo, en al menos tres lugares del Valle de La Orotava difieren en sus formas. El 2 de mayo, en La Cruz Santa (Los Realejos), los vecinos exponen las cruces en sus casas, y éstas son visitadas libremente por los viandantes. Quizás éste es el origen de la aparición de las cruces adosadas a las paredes de las casas o de las cruces de las capillas, que se hallan en gran número en el Puerto de la Cruz. Esta localidad celebra el 3 de mayo la Fiesta de la Cruz y su propia fundación. En la misma fecha, las calles del Sol y del Medio (Los Realejos) engalanan sendas capillas con magníficos adornos florales; y estas mismas calles concluyen, por la noche, con el mayor espectáculo pirotécnico de Canarias.

    El sitio con más cruces suele ser el cementerio. Así, el cementerio de San Carlos o cementerio católico (en frente del castillo de San Felipe), en el Puerto de la Cruz, fue inaugurado por la fiebre amarilla de 1811 (su pórtico es de 1813); no obstante, el otro cementerio, el protestante o La Chercha (al lado de la comisaría nacional de Policía), ya se había instituido alrededor del año 1676. Esta diferencia cronológica se debía, en mayor medida, a la costumbre católica de enterrar a los fallecidos en los templos. La fiebre amarilla, en ese tiempo, levantó en el camposanto de San Carlos 680 cruces de los 2.642 afectados por la enfermedad, de una población total de 3.177 portuenses.

    En el Valle de La Orotava podemos visualizar, ocasionalmente, pequeñas cruces, placas o ramos de flores en lugares específicos, al borde de la carretera. Estos lugares nos recuerdan accidentes de trágico con pérdidas humanas de insustituible valor para sus seres queridos. Algunas vías como la del Botánico, Las Arenas, La Perdoma, Icod el Alto o el Teide, sin menoscabo de otras, presentan esta singularidad. En nuestro caso, no podemos desdeñar su presencia, y nos lleva a reflexionar que el tiempo que aparentemente es nuestro realmente es prestado y efímero; y, por consiguiente, es un regalo que no debemos malgastar en quejas y mal humor, sino más bien al contrario, en optimismo, trabajo y colaboración con todos los seres allegados.

    * Secretario de la Asociación Wolfgang Köhler


  • Artículo 3 de enero de 2010. Fuente: El día.



  • Con los fuegos en las venas




    Los Realejos atesora una tradición foguetera centenaria, singular en Canarias, en torno a la exaltación de las cruces de Mayo, que aspira a la declaración de fiesta de interés turístico nacional, una vez lograda la distinción regional.

    Las exhibiciones de fuegos artificiales que acontecen cada 3 de mayo, en torno a la exaltación de la santa cruz, están arraigadas en el espíritu e idiosincrasia del pueblo de Los Realejos y le han valido el reconocimiento y prestigio nacional e internacional, como lo prueban los numerosos premios obtenidos por la pirotécnica de los Hermanos Toste, con más de dos siglo de historia, todo un referente de un oficio que se transmite de padres a hijos. Seis generaciones de fuegos de artificio en las venas de un oficio que mantiene su impronta pese a la crisis económica y caída del índice de negocio, según pone de relieve a EL DÍA el heredero más veterano de una empresa familiar que ahínca sus raíces desde finales del siglo XVIII, don Marcos Toste, que a sus 84 años, sigue de cerca su evolución y adaptación a los nuevos tiempos. Sin embargo, las riendas del negocio recae en su sobrino Marcos Antonio Toste del Castillo, que, curiosamente, lleva los mismos apellidos que el fundador de la pirotecnia en 1788, Marcos Toste del Castillo, que se encontraba situada en el callejón Siete Fuentes, en el Realejo Bajo, hasta su traslado a la carretera de Icod el Alto, a finales del siglo XX, según explica don Marcos Toste. Agrega que al fundador le siguieron, entre otros Marcos Toste González, Marcos Toste Pérez, y Marcos Toste Siverio, éste último padre de don Marcos Toste. Luego los hermanos Toste, sus sobrinos, los hijos de Rosendo Toste.

    La pirotecnia de los Hermanos Toste goza del reconocimiento nacional e internacional, como lo atestiguan los dos primeros y tres segundos premios obtenidos en Mónaco. No obstante, ha mostrado su arte pirotécnico en cinco ocasiones en la fiesta del Príncipe Rainiero de Mónaco y en las de Santa Devota. Ha participado en concursos y certámenes de San Sebastián, Bilbao, Gerona y Valencia.

    Don Marcos Toste está inmerso en el arte pirotécnico desde los doce años, alternaba la escuela con la colaboración con su padre en la fábrica. "El trabajo pirotécnico de entonces -indica - comparado con el actual es un juguete. Estábamos mi padre, mi hermano Rosendo y yo, así como otras personas. Agustín y Celedonio también trabajaron en la fábrica, así como José, que falleció hace unos 15 años, una persona entrañable que alternaba los fuegos con la música".

    Los Hermanos Toste quemaban, en principio, en la calle del Medio ("casi toda la vida, cuando salía la procesión al mediodía, no se tiraban fuegos, sino tracas y lluvia de cohetes, pero más tarde salía de noche"), ahora lo hacen en la calle del Sol desde hace once años.

    Su esencia está entroncada con los hombres y mujeres del municipio que más cruces atesora en la geografía insular, con algo más de 300 repartidas por sus barrios y caseríos, y, muy especialmente, en esa sana rivalidad de los vecinos de las calles del Medio de Arriba y del Sol, que otrora representaban las disputas entre los campesinos y artesanos y las clases acomodadas, respectivamente. Una disputa cuyo origen algunos estudiosos sitúan en 1770.

    La exhibición pirotécnica de Canarias por antonomasia y las cruces de mayo fueron declaradas en diciembre fiestas de interés turístico regional por la Comunidad Autónoma, a propuesta de la Consejería de Turismo, en atención a la solicitud cursada por el Ayuntamiento de Los Realejos, con lo que se convierte en las primeras del Archipiélago que ostentan tal distinción, según señaló a EL DÍA el director general de Infraestructuras Turísticas, Sebastián Ledesma. Sin embargo, según aclara don Marcos Toste, aspiran a la declaración de interés turístico nacional.

    El fenómeno religioso de la devoción a la cruz en Los Realejos se entiende, entre otros, por el origen histórico de esta tradición y por la difusión y la devoción al Santo Madero, que está relacionada con la presencia franciscana en el municipio. Su origen se busca en la colocación de una cruz en el lugar donde se construiría la iglesia del Apóstol Santiago (primer templo cristiano de Tenerife), a lo que se añade la fundación del convento franciscano de Santa Lucía en los comienzos del siglo XVII, que propició la colocación de cruces en lugares alejados de los núcleos, al borde de los caminos y el establecimiento de los Vía Crucis. En el siglo XVIII continuaron las celebraciones y al iniciarse la segunda mitad del siglo XIX se incrementaron los cultos, incluyéndose enrames, arcos de frutos o parrandas, hasta elegir el 3 de mayo como fiesta local.

    Art.2

    El secreto mejor guardado


    La recaudación de los fondos para la exhibición de los fuegos artificiales cada tres de mayo es el secreto mejor guardado de las comisiones de fiestas de las calles del Sol y del Medio de Arriba, según coinciden en señalar sus representantes, Agustín Marrero y José Manuel Borges e Isidro Hernández, respectivamente (fotos superiores), quienes agregan que hasta que se quema el último volador o cohete continúa la cuestación, que proviene de los vecinos y visitantes. Tan pronto finaliza la muestra pirotécnica, ya se trabaja en la organización de la del año siguiente. Una fiesta en la que se implica el pueblo y todos colaboran. Ambos valoran la declaración de interés turístico regional en favor de la exhibición pirotécnica y fiesta de las cruces de mayo.

    En las fiestas de mayo de 2009 la pirotecnia de los Hermanos Toste quemó en torno a los 4.000 kilos de materiales pirotécnicos, equivalente a 380 kilos de mezcla explosiva.

    En la actualidad, la pirotecnia de los Hermanos Toste quema para la calle del Sol y la de los Hermanos Caballer, de Valencia, para la calle del Medio.


Subir Incio Página | Página Siguiente

WebMaster:rvweb@telefonica.net Copyright © 2010